Del principio y no del final

Reconozco que ya lo sabía
Pero duele escuchar en mis dedos tu voz
Que acompañan una melodía
Que no puedo afinar.

En mis muchas versiones de la soledad
Llegué a pensar que ya estabas dentro
Que de un momento a otro podías aclarar
Tu dudar, tu dudar, tu dudar.

Pero me encontré otra vez de frente
a lo que pensé ya había dejado atrás
Y de nuevo los mismos papeles
Que ya no sé disfrutar.

Y aunque siento que el momento no volverá más
Me fastidia seguir dependiendo
De tus ojos, de tu boca, de tu humanidad
Del principio y no del final.

Del principio y no del final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *